martes, 15 de abril de 2014

Moriré pero no de esto.

Esto es raro, y creo que por tal lo escribo.

Necesito darte las gracias de alguna manera por lo que estás intentando hacer por mí. Se que no soy fácil, se que le pongo pegas a todo y se que soy un puto coñazo, pero de verdad, gracias por no darme la espalda como la mayoría, gracias por estar, gracias por existir.

Sé que todo esto no me llevará a ningún lado, créeme, un imbécil lleva repitiéndome-lo al menos 13 años, pero aparte de que soy cobarde, soporto mejor el dolor físico que el dolor emocional y supongo que eso me ha echo llegar donde estoy. Lo peor es que he probado tantas cosas que ya directamente, no siento nada
¿Sabes qué es sentarte y observar como la sangre corre por tus piernas sin sentir nada? Ni el escozor ese que te producía la cuchilla mientras cortaba tu piel. Ni eso siento y empiezo a pensar que ya no queda nada de mi para nadie porque alguien se ha llevado todo. No lo hago por querer morir, sé muy bien como moriré y no será por estos cortes, lo hago porque... porque todo se vuelve más soportable. La sangre corre e intenta llevarse los problemas, aunque no lo hace, pero lo intenta y lo aprecio y lo ansío, ansío que se lo lleve todo y me deje para siempre. 

Digamos que nunca leerás esto, aunque sea para tu. 

Gracias, de verdad.

u're that special* person that I'll always love. 

viernes, 14 de febrero de 2014

Som

Intento fer memòria de que faig aquí i no puc. Els paisatges van i venen i de cop estic de peu en una habitació i el veig. Està assegut a terra amb una ampolla d’alcohol a mà dreta i una fulla a mà esquerra; la mira durant un temps que hem sembla etern i l’apropa al seu braç. No. M’apropo i caic de genolls davant seu. No ho facis, li demano. Però no hem veu i crido mentre s’obre les venes i somriu mentre plora. Intento parar-lo però m’adono que el meu braç també sagna, allà on ell s’ha tallat jo també sagno. Gemega un petit ho sento i continua plorant mentre la sang brolla de les seves ferides i taca el terra. No vam ser ni serem.



Microrelato 2014, señoras y señores. 

lunes, 10 de febrero de 2014

Impulsos

“Vive de impulsos o no vivas.”
             
     Es una frase que últimamente no me deja tranquila por el simple hecho de que... es la pura verdad. Si dejas de lado todo cuanto deseas en ese momento y piensas las cosas más de una vez.. ¿quién sabe lo que te pierdes? Es cierto que muchas veces te impulsan a hacer cosas que no te ves capaz en ese momento, pero ahí está la gracia, ¿no?
     Yo creo que los impulsos nos definen como personas ya que, de echo, es nuestra primera reacción/pensamiento ante algo, y ese es tu verdadero yo actuando según tus deseos y diciendo aquello que piensas, verdades que pueden doler pero que son aquello que piensas.

     He tomado impulsos que me han llevado por un camino que de hecho no era “el correcto” pero… ¿cómo sabes cuál es el camino correcto? No lo sabes, de ahí las comillas, porque tal vez si hubiese actuado de otra manera ese día lo inevitable habría acabado por pasar en otra ocasión y acabaría en la misma situación en la que estoy.

     Tomar un impulso va junto con la valentía, cosa que de echo no tengo,  pero muchas veces sientes que si no aprovechas esa oportunidad, si no tomas ese impulso, te arrepentirás para siempre. No me arrepiento de haberle abrazado aquella primera vez aun temiendo que pudiese pegarme. No me arrepiento de haber dicho que sí a otro año de fracaso en Bachillerato. No me arrepiento de haberme incrustado en la “celebración” de su cumpleaños. No me arrepiento de haberlo conocido. No me arrepiento de haberle vuelto a hablar. No me arrepiento de todo cuanto hice hasta hoy.

Uno nunca debería arrepentirse de sus acciones nunca, ya que fueron esas, buenas o malas, las que te ayudaron a ser quien eres.




                No sé, tenía que escribirlo. 

miércoles, 5 de febrero de 2014

Promesas

¿Alguien más se ha dado cuenta de que ya nada es lo mismo?

Las promesas ya no son lo que eran, los te quiero ya no son lo que eran, ni siquiera los abrazos son iguales. En la actualidad le decimos te quiero a cualquiera y prometemos cosas que jamás cumpliremos pero como la mayoría de las conversaciones ahora son mediante una red social y apenas personales, es muy fácil mirar lo que escribe el otro y prometerle tonterías como “todo irá bien”, “nunca te dejaré”, “estaré a tu lado pase lo que pase”… así e infinitas más. Y no hablo simplemente de las relaciones amorosas, hablo también de amistades, tus amigos lo pasan mal y te lo cuentan por facebook, una estúpida y asquerosa red social que sí, es útil, no lo negaré, yo misma soy usuario de ella, pero ¿dónde está el verdadero amigo que lo deja todo y se va a abrazar al otro que lo pasa mal? No nos damos cuenta pero esas cosas están acabando y para “esconderlo” simplemente les escribimos palabras de consuelo que más tarde no cumpliremos. Me incluyo en el grupo porque me he dado cuenta de que aunque intente mantener todas mis promesas no puedo… no puedo porque soy débil, porque dejé que las cosas se estropearan, por infinitas razones.

Recuerdo promesas viejas junto con discusiones sobre qué es la amistad, recuerdo promesas aún más viejas junto con caídas y collares rotos, las recuerdo y las sigo manteniendo, o al menos lo intento. Las palabras hoy en día se las lleva el viento y creo que no todos somos conscientes de aquello que prometemos, aunque también creo que la otra persona entienda la promesa del todo, porque cuando te prometen algo te emocionas y sonríes y quien sabe… hasta te sientes seguro, pero ¿cuánto tiempo pasará hasta que la persona se olvida de dicha promesa? Tanto el que formula la promesa como el que la recibe. Hoy en día las promesas suelen hacerse cuando la otra persona está mal, y con eso se asociará la promesa con malos recuerdos, y cuando vuelvas a caer, te acordarás de que una vez alguien te prometió algo y te sentirás mejor, pero ¿se acordará esa persona de lo que te prometió? ¿Lo decía en serio o solo intentaba reconfortarte porque si?


Veo promesas por todos lados y me pregunto si saben lo que hacen, las personas olvidan con el tiempo y no digo que todas lo hagan, yo intento no olvidar ni una promesa, pero la mayoría de las promesas son eso, palabras lanzadas al aire que crean momentos que jamás volverán. 

Momentos imperfectos que se convierten el los mejores de tu vida. 

martes, 28 de enero de 2014

Weird moment

Su mirada es penetrante y me controla. Una vez nuestras miradas se cruzan no puedo separar mi vista de ti, es como si algo me dijera que coja esa oportunidad y haga contigo todo cuanto he soñado despierta. No puedo explicar que es, porque sinceramente no lo entiendo, solo sé que el nerviosismo se apodera de mí y si tan solo supieras todo cuando acude a mi mente no te quedarías ahí, quieto, devolviéndome la mirada…