martes, 3 de diciembre de 2013

Duele.

"No pasa nada", "es igual", y montones de expresiones así... las digo mucho, pero ¿cuando lo hago enserio? Duele, ¿sabes? Duele que quieras algo con todas tus fuerzas y que no lo consigas, no lo alcances solo porque la otra persona no ponga de su parte. Y no es su culpa (al menos no siempre) pero lo único que puedes hacer aparte de llorar es culparle por no intentarlo, culparle por todo. 

En realidad no pido mucho, creo vamos, llamadme loca, solo pido verte una vez al mes y ni eso consigo. No pido una tarde de charla ni nada, solo con verte me contento, no sé, es una tontería pero es así pero ni eso consigo. 

Cuando me doy cuenta de la inmensidad de mis sentimientos, me asusto, porque sé que un día me consumirán.