sábado, 22 de junio de 2013

¿Cómo olvidar a alguien que te hacía olvidarlo todo?

No sé porqué... hoy me ha dado por ser imbécil y mirar conversaciones perfectas con personas perfectas y joder.... ¿qué mierda nos pasó? Llámame loca, obsesionada, estúpida, imbécil, llámame lo que te salga de la punta del pene, en serio, pero léetelo hasta el final, y entonces, entonces entenderás por qué es tan largo.

No fui capaz de llegar al primer mensaje, de verdad que lo intenté, pero supongo que hablamos demasiado, y para serte sincera me cansé de esperar. No sé realmente que pretendo con esto, pero sigo sin entender nada, y bueno, tampoco espero que me lo expliques, es solo que… no sé qué nombre darle a lo que teníamos, puede que ni tenga nombre, pero lo que sí sé es que esa amistad que empezó en diciembre y terminó en mayo, era perfecta.  Supongo que todo se complicó cuando puse las cartas sobre la mesa... o no, no lo sé, solo sé que después de haber leído más de 3 meses de conversaciones por facebook, puedo decirte sinceramente que te echo de menos.

Es un poco heavy leer todas las promesas tontas que nos hicimos, leer todas las frases encantadoras, todas las cosas pornosas’ que discutíamos. Recuerdo vagamente el truco de “Smileame :D” por cam, y el efecto que tenía en ti, recuerdo que eras mi embarazado, mi prinseso, recuerdo pocas cosas grandes y bastantes detalles que dudo que quieras que te los recuerde. Desde un principio siempre tuve aquél miedo de “no lo cabrees” “no seas pesada” “déjalo en paz” pero a medida que pasaban los días y me contradecías, me decías que yo no era no pesada, ni que nunca te enfadarías conmigo, pues te creí… lo que supongo fue una estupidez, porque me advertiste que no lo hiciera, me advertiste que no creyera en ti, pero llegaste tarde.
No puedo mirar Gru sin recordar como fangirleabas’ con la puñetera peli, no puedo mirar y/o hablar de Star Wars sin acordarme de la última vez que hicimos cam, créeme, eso marcó un punto decisivo en esto que yo le llamaba amistad, porque desde ese día, todo cambió. El cariño que habías demostrado antes se evaporó, y salió el frío y raro del que me  hablaste una vez, pero no me importó, porque prometí quedarme a menos que me echaras, algo que hiciste más tarde.

El motivo de esto, es que fui tan idiota como para dejar que todo se fuera a la mierda por algo que era un simple capricho, porque sí, me gustabas, pero en realidad lo que me gustaba de ti es que conseguías hacer que mis problemas desaparecieran, conseguías llevarme lejos de la mierda que me rodeaba, me distraías y me hacías reír. Hubo un pequeño espacio de tiempo que ocupaste un lugar muy importante al lado de André, y eso no sé cómo te lo ganaste, pero estuviste ahí.
Sigo sin estar segura de porque esto, pero ya está hecho, y si lo has leído, bueno, supongo que esto es una especia de despedida, tu lo finalizaste el 25 de mayo, yo lo doy por finalizado hoy, 22 de junio a las 3:55 de la mañana.


Pensaré en ti, y seguiré preocupándome, porque en ningún momento me dejaste de preocupar, pero como dije antes, supongo que esto es un adiós definitivo, puede que en el futuro nos veamos y nos riamos de esto (algo que dudo plenamente..). No pretendo causar ningún tipo de emoción en ti, no pretendo que me contestes o me vuelvas a hablar después de leer esto (si es que lo has leído), eso es decisión tuya, solo quería decirte adiós.