domingo, 29 de enero de 2012


Todo es oscuro, el sol no sale, y yo me estoy muriendo por dentro. ¿Dónde estás? Vuelve a mi… por favor, la vida no tiene sentido sin ti, es como un árbol al que le cortan las raíces, y ése árbol me rodea, y a cada día que pasa me aprieta aun más fuerte, me aleja de ti…
No sé cómo he podido vivir tanto tiempo sin ti a mi lado, cada día que pasa y no te tengo conmigo siento que una pequeña brecha se abre en mi corazón…
No puedo pensar en nada más, solo tú ocupas mi mente, a todas horas, a cada minuto, en cada segundo, y sé que siento por ti lo que nunca he sentido por nadie nunca.
La dulce silaba de tu nombre produce una sonrisa en mis labios cuando lo susurro, y el recuerdo de ti me vuelve loca. Espero que algún día te des cuenta de que mi corazón está en tus manos. Por favor, cuídamelo, porque yo ya no puedo hacer nada más por él, todo se ha vuelto demasiado confuso, demasiado oscuro, demasiado frío, sólo el tacto de tus manos, y el dulce roce de tus labios, podrán revivirme…

No hay comentarios:

Publicar un comentario